¿ Por qué reclamar la deuda extrajudicialmente ?

Reclamar la deuda extrajudicialmente es un proceso en el que se intenta recuperar una deuda pendiente sin necesidad de recurrir a los tribunales.

Este método es muy efectivo y puede ser beneficioso tanto para ti como para el deudor.

Aquí exploramos por qué es importante optar por la cobranza extrajudicial antes de considerar acciones legales.

Contacta con nosotros

Ventajas de la cobranza extrajudicial

Ahorro de tiempo y dinero
El proceso judicial puede ser largo y costoso. Al reclamar una deuda extrajudicialmente, las partes pueden ahorrar en costos legales y tiempos de espera.

Las tarifas de abogados y las tasas judiciales pueden acumularse rápidamente, mientras que los métodos extrajudiciales suelen ser más directos y económicos.

Preservación de la relación comercial

Reclamar una deuda extrajudicialmente permite mantener una relación comercial más amigable entre ti y el deudor.

Las acciones legales pueden tensar o incluso romper completamente las relaciones comerciales.

Al abordar la situación de manera menos confrontativa, es más probable que se mantenga una buena relación en el futuro.

Flexibilidad en las negociaciones

En un proceso extrajudicial, ambas partes tienen la libertad de negociar los términos de pago.

Esto puede incluir la renegociación de plazos, la reducción de la cantidad total de la deuda o la implementación de un plan de pago que sea manejable para el deudor.

Esta flexibilidad puede resultar en un acuerdo que satisfaga a ambas partes sin la rigidez de una sentencia judicial.

Rapidez en la resolución

Los métodos extrajudiciales, como las cartas de demanda y las llamadas telefónicas, pueden resolver las disputas de manera más rápida que el sistema judicial.

Esto permite al acreedor recuperar su dinero más pronto y al deudor resolver su deuda sin el estrés adicional de un juicio prolongado.

Menos estrés emocional

El proceso judicial puede ser estresante y emocionalmente agotador para ambas partes.

    La cobranza extrajudicial es generalmente menos intimidante y permite una resolución más tranquila y racional de la disputa.

    ¿ Cómo funciona la reclamación extrajudicial ?

    El primer paso en el proceso de cobranza extrajudicial es evaluar la deuda.

    Esto incluye verificar la validez de la deuda, asegurarse de que no haya errores en la facturación y entender las razones del incumplimiento por parte del deudor.

    Esta evaluación es crucial para determinar la mejor estrategia de cobro.

    Una vez evaluada la deuda, NOSOTROS DESDE COBRO TUS DEUDAS debemos establecer contacto con el deudor.

    Esto puede hacerse mediante una llamada telefónica, un correo electrónico o una carta formal.

    El objetivo de este contacto inicial es informar al deudor sobre la deuda pendiente y solicitar el pago.

    Si el contacto inicial no resulta en el pago de la deuda, el siguiente paso es enviar una carta de demanda.

    Esta carta debe incluir todos los detalles relevantes de la deuda, como el monto adeudado, la fecha de vencimiento original y cualquier interés o cargo por demora.

    Además, debe indicar claramente las consecuencias de no pagar la deuda, como la posibilidad de emprender acciones legales.

    En muchos casos, el deudor puede estar dispuesto a negociar una solución una vez que recibe la carta de demanda.

    Esta negociación puede involucrar la restructuración de la deuda, la reducción de intereses o la creación de un plan de pago.

    La clave aquí es ser flexible y buscar un acuerdo que sea viable para ambas partes.

    Si se llega a un acuerdo durante la negociación, es importante formalizarlo por escrito.

    Este acuerdo de pago debe detallar los términos y condiciones acordados, incluyendo el monto total a pagar, el calendario de pagos y cualquier reducción o concesión hecha por el acreedor.

    Ambas partes deben firmar este documento para que sea legalmente vinculante.

    Conclusión

    Reclamar la deuda extrajudicialmente es una opción valiosa y eficiente para recuperar deudas pendientes.

    Este método ofrece numerosas ventajas, como el ahorro de tiempo y dinero, la preservación de relaciones comerciales y la flexibilidad en las negociaciones.

    Al seguir un proceso estructurado y mantener una comunicación clara y profesional, los pueden mejorar significativamente tus posibilidades de recuperar las deudas sin necesidad de recurrir a los tribunales.